El beso

Por el 31 marzo, 2014

 

Alguna vez, entre trabajo y trabajo, en esta época donde la noticia que sale o que pretende  salir y figurar en los medios es tan común como poco interesante se encuentra uno con perlas, vida misma, que hace que se nos tambaleen los pilares de esta sociedad que poco a poco nos atenaza la existencia.

Al salir de la biblioteca de Felipe Gonzalez en la calle torneo, me encuentro esta pareja dándose un beso interminable, ala vista de todos y sin embargo con una sobrecogedora intimidad. Y me alejo, pensando como puedo reflejar en imagen, eso mismo.

Doy la vuelta y me acerco, esperando robar sin pervertirlo un momento tan mágico como este.

de primera, como todo lo puro la consigo, la imagen, tesoro de mis ojos, la experiencia ha hecho saber como hacerlo sin involucrarme, pero no puedo irme sin más, es de ley conocer lo que uno narra.

me acerco y les pregunto, me encanta vuestra forma de besaros les digo y sin sorpresa me preguntan que que hago y les digo que quiero tomarles una foto, que me cuenten su historia y lo que hacen, si no tienen un techo…

me responden que han ido al albergue municipal, que si, que allí hay camas y se está calentito, pero que tiene horarios y normas y que no pueden dormir juntos, y me dicen que tienen una casa, una tienda de campaña donde vivir su amor.

en esa tienda, no hay normas más que las del deseo, las de las ganas y no puedo evitar emocionarme. al verlo sin dudarlo, me piden una ayudita para el litro, que les doy sin contrato de por medio, la mitad de lo que gané ese dia en el trabajo, que no es mucho, sin pensar nada malo sino que eso les hara la vida más fácil ese día.

Billete que él recoje mientras dice, a ver cuanto me dura en la cartera… (antes me comentaron, que se la iban pasando distraidamente sin pedirla, cartera mágica que aparecia en unas u otras manos…)

eso solo lo entiende quien se ha encontrado alguna vez, por los azares del destino en esa misma situación.

al llegar a casa y mirar las fotos, veo como él sujeta la cartera mientras se entrega al beso apasionado y es que la economia y la pasión, son cosas diferentes.

Me pregunto si Sabina, el cantautor los conociera, seguro que compondría una canción.

me pregunto también como hay personas, que teniendo ese techo y esa oportunidad no la aprovechan.

El Amor es efímero, eso es lo que lo hace precioso, sólo hay que saberlo aprovechar las raras veces en que llega, saber reconocerlo, equivocarse… sin dejar de avanzar y no perder el tiempo.

como una mirada limpia, desnuda, a una cuarta, sin muros, sin corazas.

Que es natural que lo que fue una brasa, acabe convirtiéndose en ceniza,

igual que es natural que en primavera, los rosales den rosas.

la última vez que me pasé no los ví, quien sabe donde andan.

lo que si se es que en ese momento, en ese instante….

hubo Amor, Eso tan raro y tan precioso que cuentan las novelas de otras épocas.

Vivid, soñad, pero no olvidéis nunca, realizar vuestros sueños, el decathlón esta lleno de tiendas de campaña baratitas.

Share Button

Sobre Pepe Ortega

Deja tu Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>